Buscar este blog

jueves, 25 de julio de 2013

SMOOTHIE DE PIÑA Y PAPAYA

Quería dejaros esta receta antes que el blog de Cocina Paradiso se vaya de vacaciones (la página de Facebook seguirá en marcha y esperamos que participéis) porque la verdad es que está buenísimo, es refrescante y en verano apetecen un montón estas cositas.
Desgraciadamente el faro es falso. Que ya quisiera yo
 tomarme ésto en un chiringuito de playa
al atardecer... y tocadito de ron!

La verdad es que desde que tengo la famosa maquinita, me he aficionado a congelar frutas. Lo comentaron en uno de los cursitos de cocina a los que fui y es un puntazo. Con que tengas una batidora potente de mano, o de las de vaso, el tener furta congelada te ayuda a tener en un momentito una merienda saludable, pero también un postre estupendo sólo con que tengas un huevo a mano, o un helado añadiendo simplemente un poco de azúcar y un poco de nata, o un granizado.
Para congelar fruta, tenéis que lavarla bien, y en los casos necesarios  pelarlas, quitarle rabitos, huesos, partes feas, etc. Es decir, dejarla tal como si te la fueses a comer. Después la cortas a trocitos lo que facilitará el posterior picado/triturado, la metes en una bolsa de congelación o en papel de film, a poder ser bien repartidita para que no se peguen mucho los trozos. Es importante también que la guardéis ya madura. La técnica te viene muy bien para esos plátanos que se te han pasado un poco, esas fresas súper maduras que tienes por ahí que o te comes o te toca tirarlas, o simplemente para disponer de fruta fuera de su temporada. En fin, ya me entendéis ¿no? Puedes congelar piña, plátano, kiwi, fresas, melocotón, frutos del bosque... Yo diría que casi todas las frutas. ¿Qué te parece un granizado de sandía para merendar, así hecho en 2 minutos? Mola ¿no?

Los yogures también se pueden congelar. Puedes hacerlo con yogures naturales, o ya de sabores, o triturar fruta natural junto con tu yogur favorito y congelarlo así en tuppers herméticos. Ahora hay como una fiebre del yogur helado, y los venden  en supermercados como un producto mucho más caro que el yogur normal y también en tiendas especializadas con algunos "toppings" que se venden a precio de oro, cuando tomarte un yogur helado en casa es tan barato como la marca que escojas comprar.
Poco a poco iré dejando recetitas fáciles para que podáis hacer muchas cositas sin complicaros la existencia. Os aseguro que hay una infinidad de cosas chulas que se hacen en un segundín en casa. El otro día os propuse un granizado de piña y melón, y hoy os traigo un smoothie, más denso y cremoso y con yogur. Espero que os guste.

INGREDIENTES

Media papaya.
6 rodajas de piña en su jugo congelada, más un poco de su jugo
Un yogur de piña 0% congelado.
Un yogur natural edulcorado 0%
Hielo picado (opcional)


*Yo he puesto los yogures 0% MG porque son los que tengo en casa normalmente, y no le añado azúcar porque éstas frutas son lo suficientemente dulces y además los yogures van edulcorados, pero tú lo puedes hacer con los yogures que quieras. Sólo ten en cuenta que si el yogur no es azucarado o edulcorado, habrás de añadir un par de cucharadas de azúcar a la preparación.


Primero cortamos la papaya a trozos que quepan en el vaso de tu batidora y añadimos la piña, que en principio ya habréis congelado a trocitos, más un chorro del jugo de la piña. Le damos caña a la batidora hasta que obtengamos un puré sin grumos. En Thermomix pasamos directamente de 0 a 5, mantenemos unos segundos, y poco a poco llegamos hasta el 10. En unos 10 segundos lo tienes listo.

Ahora añadimos los yogures. Mi yogur de coco estaba congelado porque tenía unos a punto de pasarse y los congelé, pero si lo tienes de la nevera no pasa nada. Con los yogures congelados, solo has de tener cuidado que sean recipientes de los normales de plástico, para que puedas fácilmente liberarlos de su envase. Puedes cortarlo con unas tijeras de cocina o esperar un poco hasta que puedas deslizarlo, pero no congeles yogures de los que van en tarro de cristal o con formas redondeadas porque no los podrás sacar.

Si es necesario corta sobre una tabla el yogur congelado en cuatro cuartos (con la thermo no es preciso) y de nuevo a darle caña a la batidora hasta que la crema se integre.

Queda denso, como un smoothie. Si lo quieres más líquido, sustituye uno de los yogures por medio vaso de zumo de piña, y añade hielo picado.



Te da para un par de vasos grandotes, como los de la foto que te valen para un almuerzo o merienda. Si lo quieres como postre, sírvelo en vasos pequeños, te saldrán de 4 a 6. ¡Que lo disfrutes!


1 comentario:

  1. Ahora que empiezo las vacaciones, a ver si lo pruebo...

    Besets.

    ResponderEliminar